Festividad de la Concepción Inmaculada.

virgen_parroquiaEl próximo día 8 de diciembre se celebrará la festividad de la solemnidad de la inmaculada concepción que es la patrona de nuestra parroquia y por lo tanto una de los días más importantes del año en esta parroquia. Ahora bien, este patronazgo de la inmaculada concepción de María, es compartido por otros muchos templos e intituciones en nuestro país así como europa y el resto del mundo. El término inmaculada concepción es ampliamente conocido en España y en general en todos los países católicos, sin embargo no todo el mundo tiene un conocimiento exacto de los que celebarmos en este día. En la solemnidad de la inmaculada concepción rememoramos  que la Santísima Virgen María fue preservada inmune del pecado original desde el primer instante de su concepción, por  el singular privilegio y gracia de Dios, en atención al sacrificio de Cristo-Jesús. Es decir, que después de milenios tras la creación de Adan y Eva, las primera personas concebidas sin pecado fueron María y Jesucristo. Así pues,  los Padres de la Iglesia ven en la figura de María la antítesis de Eva. Al igual que por una mujer, Eva, había ocasionado la perdición del género humano, María era causa de la salvación del mundo por ser la madre del Redentor.


Existe constancia de esta festividad desde el siglo V aunque con algunos matices diferenciadores, se celebraba la concepción de santa Ana (su madre), esta festividad se difundió por el imperio Bizantino a comienzos de la alta edad media, llegando a europa a finales de este periodo histórico. En europa occidental, se difundió primero en los países de la ribera mediterranea, (Italia en el siglo VII), y un poco más tarde  en los países del norte de europa (Irlanda e inglaterra desde el siglo XI). A partir de la baja edad media surgieron diversas controversias y debates teológicos sobre este asunto. No obstante, la orden monástica de los franciscanos contribuyó definitivamente en siglos posteriores a asentar esta creencia, puesto que ellos fueron grandes devotos y propagadores de esta advocación mariana. Esta  doctrina fue definitivamente establecida como dogma de fé el día 8 de Diciembre de 1854 en la bula Ineffabilis Deus del papa Pío IX, motivo por el cual celebraremos la festividad el próximo día 8.

Milagros relacionados con la Concepción Inmaculada

La devoción a la Inmaculada Concepción se justifica no solamente por la decretación de una bula papal tras una argumentación teológica de siglos, por el contrario, existen milagros que avalan este dogma de fé de la iglesia católica. Entre ellos quizas el más famoso en nuestro país, es el que aceció en la localidad de empel, situada no muy lejos de la actual ciudad de Eindhoven en Los países bajos.

Así, en tiempos de las guerras de religión entre España y los Países Bajos en torno al  año1585, el Tercio del Maestre de Campo Francisco de Bobadilla combatía en la isla de Bommel, situada entre los ríos Mosa y Waal, bloqueado por completo por la escuadra del Almirante Holak. El bloqueo se estrechaba cada día más y se agotaron los víveres y las ropas secas. El jefe enemigo propuso entonces una rendición honrosa pero la respuesta española fue clara: «Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos». Ante tal respuesta, Holak recurrió a un método muy usado en previos conflictos que consistía en abrir los diques de los ríos para inundar el campamento enemigo, puesto que la mayor parte del país se encuentra a menor altura que el mar. Pronto no quedó más tierra firme que el montecillo de Empel, donde se refugiaron los soldados del Tercio.

altEn ese momento crítico, un soldado del Tercio que estaba cavando una trinchera tropezó con un objeto de madera allí enterrado. Era una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción. Anunciado el hallazgo, colocaron la imagen en un improvisado altar y el Maestre Bobadilla, considerando el hecho como señal de la protección divina, instó a sus soldados a luchar encomendándose a la Virgen Inmaculada: «Este tesoro tan rico que descubrieron debajo de la tierra fue un divino nuncio del bien, que por intercesión de la Virgen Maria, esperaban en su bendito día». Un viento completamente inusual e intensamente frío se desató aquella noche helando las aguas del río Mosa. Los españoles, marchando sobre el hielo, atacaron por sorpresa a la escuadra enemiga al amanecer del día 8 de diciembre y obtuvieron una victoria tan completa que el almirante Holak llegó a decir: «Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro».

Otro milagro de igual magnitud tuvo lugar en la localidad de Caacupe (Paraguay).

altEl poblado de Caacupé fue fundado por los colonos españoles en torno al 1600. Cuenta la leyenda que José, un indígena cristiano del pueblo de Atyrá había ido hacia las selvas del valle Ytú, para recoger alimentos y madera, en territorio inhóspito, donde se combatía la intrusión del Dios Cristiano y sus misioneros. En su transcurso por el valle le persiguieron los indígeneas mbayaes no cristianos, ante ese trance, José prometío a la Virgen María que si los mbayás no lo atrapaban, esculpiría una imagen de ella y la veneraria. Al instante de terminar su oración, se le apareció la misma Virgen María en persona, que le gritó en guaraní: ¡Caaguý cupe-pé!, que significa ‘¡vete!, detrás de los arbustos de yerba mate!’ (planta muy usuada como infusión en Paraguay). El indio corrió, y encontró un grueso tronco tras el cual se escondió. Los mbayaes lo persiguieron con gran denuedo pero no pudieron dar con él: un milagro se había concretado. Viendo salvada su vida, el indio, tomó un trozo de tronco tras el cual se había ocultado  y lo llevó a su casa, ahí trabajó la madera e hizo una hermosa escultura, era la Virgen María, la Inmaculada Concepción, por los favores realizados. José, se instaló con su familia en esos valles, con la seguridad que la Virgen María siempre lo cuidaría. Construyó una humilde capilla, y esta a su vez,  atraía pobladores en su entorno.

En ese mismo lugar allá por el año 1765, la zona pasó a ser conocida como el valle de Caacupé, costumbre que iba arraigándose, por el significado de Caacupé, (en español “detrás del monte”). El fervor iba creciendo, se construyó un nuevo templo mucho más amplio,donde se asentaron comunidades de religiosos, que advirtieron la santidad del lugar. De hecho, misioneros jesuitas afirmaron que en el sitio preciso de la aparición había brotado agua milagrosa, y que esa agua había ayudado a los guaraníes a sobrevivir al calor del verano.

alt

Años después, tras la gran inundación que creó el lago Ycaparaý que amenazaba con destruir los poblados cercanos. Los frailes franciscanos, acompañados de los habitantes de la región, organizaron rogativas pidiendo la que las aguas no llegaran a innundar su poblado. El padre Luis de Bolaños bendijo las aguas y —como cada año— éstas retrocedieron hasta sus límites actuales. Pero en esta ocasión apareció flotando la imagen de la Virgen, que los misioneros dijeron que era la de la misión de Tobatí, la misma que el indio desconocido tallara años atrás. Desde entonces el pueblo la llamó la Virgen de los Milagros.

Asimismo, también esta devoción tiene relacion con las apariciones de la virgen en Lourdes (Sur de Francia) a finales del siglo XIX. La santa Bernadette Soubirous declaró que la Virgen María, al ser interpelada sobre su nombre, dijo: Yo soy la Inmaculada Concepción.

Un comentario en “Festividad de la Concepción Inmaculada.

Los comentarios están cerrados.